OPINIÓN

Vivir en sábado

25/04/2022

Habiendo pasado ya muchos días en este mundo, los años se han ido acumulando. Quedé jubilado, y por este motivo entré en una nueva situación existencial, como si de repente hubiera dejado de vivir de lunes a viernes y me encontrara viviendo el sábado. El hecho es que me encuentro en sábado, este día extraño de la semana que va perdiendo el gusto laborable y todavía no prueba el dominical.

Esta es la razón por la cual, sobre el tramo de vida que ahora me toca vivir, quise reflexionar en la tercera parte del libro “Dietario de cambios”. Ahora, el sábado ha acontecido el día adoptivo, y mi sábado por antonomasia es el sábado de Pascua, de próxima celebración, este día que todavía guarda salpicaduras de cruz, pero sabe que pronto estallará el esplendor. En este periodo existencial, la influencia del futuro va adquiriendo más fuerza que la influencia del pasado, y la esperanza me determina más que la nostalgia. Esperando el domingo sin puesta, he mudado el cántico, he intercambiado lo Yesterday (ayer) por el Remember the future (recuerda el futuro). Desde la ventanilla de la vejez disfruto, más que de mirar hacia el adelante, de mirar hacia el arriba; siempre es desde el cielo que proviene la claridad.

Quizá también te interese…

La dignidad de la tristeza

La dignidad de la tristeza

Al igual que hay alegrías patológicas como la del vago y alegrías sanas como las de los padres que aguardan con ilusión el nacimiento del hijo, así hay tristezas. Dignos me parecen a mí las tristezas provenientes de la injusticia, la...

leer más