OPINIÓN

La dignidad de la tristeza

22/07/2022

Al igual que hay alegrías patológicas como la del vago y alegrías sanas como las de los padres que aguardan con ilusión el nacimiento del hijo, así hay tristezas. Dignos me parecen a mí las tristezas provenientes de la injusticia, la imperfección, el límite y la ausencia. Las cuatro gozan de mucha dignidad. La tristeza del amigo que me invitó a su casa y después de haber cenado miramos juntos el último telediario y mostró gran duelo debido a lo que acabábamos de ver, unos inmensos campos de refugiados; es la digna tristeza de la injusticia del mundo. Dando unos Ejercicios espirituales a religiosas, una tarde una monja se acercó y de repente me dijo “Estoy triste porque no soy santa”; es la digna tristeza de no haber vencido a la mediocridad y no haber conseguido la más alta perfección. La tristeza de la corriente filosófica de tradición hispánica, la de soportar la cruz del nacimiento (Unamuno), la del mayor delito es el haber nacido (Calderón); es la digna tristeza de quien siente el límite de la criatura. Y la tristeza por la ausencia de quien mucho ama, como la de María Magdalena que empapada de lágrimas busca en la tumba y no encuentra el cuerpo del rabino deseado; es la digna tristeza de quien sigue la búsqueda cuando todo lo ha perdido.

Quizá también te interese…

Clerici*

Clerici*

Consulta la recopilación y descripción bibliográfica de clérigos de Mallorca de entre 1600 hasta el siglo XIX. Esta labor ha sido elaborada por don Pere Fiol Tornila, quien ha redactado cada una de las entradas (más de 5.000) basándose en el Libro de prebendados y beneficiados muertos de la ACM (VAR-15577), así como también en las ordenaciones hechas a partir del obispo Bernat Nadal Crespí (1795), hasta llegar a las que ya aparecen en el Boletín Oficial del Obispado de Mallorca, fundado por el obispo Miquel Salvà Munar (1861).

leer más