OPINIÓN

Pequeña guía para la búsqueda de Dios

09/05/2022

Es cierto que cada uno debe encontrar el camino de sus grandes metas: el camino que conduce a sí mismo, el que conduce al otro, el que conduce a Dios. Bueno y agradable es compartir las itinerancias. Con respecto a la búsqueda de Dios, comparto algunas experiencias. Una, si el terreno de mi búsqueda no me proporcionaba el aroma de la belleza, he cambiado de terreno; no me ha resultado suficiente oler a verdad ni oler a bondad, quería que la búsqueda misma fuera hermosa y oliera a belleza.

Otra, no me ha resultado en absoluto satisfactorio cuando de Dios he pretendido su justificación; nunca me ha dado por adorar las conclusiones de silogismos, no logré adorar al “motor inmóvil” aristotélico y he seguido buscando a Dios por otras rutas, convencido que el misterio se desliza por otros parámetros.

Y otra, cuando he intuido que Él podía no estar demasiado lejos de mi alcance, no he abierto las manos para cogerle, las he abierto para acogerle; tengo la impresión de que Dios no se deja coger en el sentido de poseer o abarcar; Dios, porque siempre me excede, siempre lo he concebido más colindante con sorpresa que con logística, más sinónimo de gratuidad que de conquista, más cercano al don que al trofeo.

Quizá también te interese…

La dignidad de la tristeza

La dignidad de la tristeza

Al igual que hay alegrías patológicas como la del vago y alegrías sanas como las de los padres que aguardan con ilusión el nacimiento del hijo, así hay tristezas. Dignos me parecen a mí las tristezas provenientes de la injusticia, la...

leer más