OPINIÓN

Perlas que no pueden no brillar

13/06/2022

Una es perla literaria, la otra es perla musical. La primera se nombra salmo y la segunda, gregoriano. La Biblia no es un libro, es una biblioteca, nada extraño que el título griego del conjunto esté formulado en plural, Biblia quiere decir libros. Uno de los más bellos y utilizado es el libro de los Salmos, un conjunto de 150 piezas literarias con estructura de plegaria. La larga historia monacal da fe, los monjes y las monjas han rezado muchos salmos cada día, casi siempre cantándolos. El clero de las catedrales, desde su constitución, los ruegan y actualmente muchos laicos, también.

Los salmos son fruto de muchos y diferentes estados personales de ánimo, así como también de diferentes situaciones sociales: el salmo 37 es deliciosamente bucólico ubicado en un prado pastoril, y el 137 es tristemente angustioso surgido durante la deportación de Babilonia. A aliarse con esta literatura de antes de Cristo acudió, después de Cristo, un canto bastante peculiar, una música austeramente monódica, no polifónica, sencilla y reiterativa, que nunca cansa, y sosiega y eleva.

No todos los monumentos a proteger son de piedra, hay de más inmateriales y no menos preciosos, como este que congrega en la unidad la noble trinidad de salmodia israelita (espiritualidad), lengua latina (concisión) y música gregoriana (austeridad).

Quizá también te interese…

De quién se habla, con quién se habla

De quién se habla, con quién se habla

Ben Gurion le dijo un día a Martin Buber: “Profesor Buber, ¿cómo es que usted cree en Dios?”. Buber respondió: “Si se tratase de un Dios de quien podemos hablar, yo tampoco creería; como se trata de un Dios al que podemos hablar, creo”....

leer más