OPINIÓN

Perdón, Caín

10/06/2024

Había cortado la lectura del relato antes de tiempo, el relato de los hijos de Adán y Eva, los dos primeros hermanos de la historia, el agricultor Caín y el pastor Abel. Leí que el primero mató al segundo, y no quise saber más. Perdón, Caín. Creía que habiendo sido el primer asesino de la historia no merecías más que el olvido. Pero tú seguiste viviendo; marchaste, vagabundo, hacia la región de Nod, al este del Edén. Yo, que tantas veces había repetido lo de “mientras hay vida hay esperanza”, no esperé ni un minuto a sentenciarte malo absoluto. Fui injusto. No te concedí la posibilidad de cambiar, fue aquello de “tú la has hecho, tú debes pagarla”. Pero cuenta el libro bíblico del Génesis que, después se uniste a tu mujer, y ella dio a luz a Henoc. Y después fundaste una ciudad y le pusiste el nombre de Henoc, tu hijo.

Es asombroso: el asesino de la fraternidad es el fundador de la ciudad. ¿Qué pudo ocurrir de un hecho a otro? Sucedió que un proceso personal le condujo a superar la negatividad y el solipsismo. Nunca damos a nadie por definitivamente perdido, no le negamos a nadie la posibilidad de un proceso. Si admitimos que alguien bueno puede volver malo, ¿por qué no admitir que un malo pueda volver bueno?

Quizá también te interese…

No me parece esencial

No me parece esencial

Esta noche alguien habrá ganado, ¿le parecerá esencial? Hoy alguien perderá, ¿le parecerá letal? Recuerdo que leí la novela “Memorias de Adriano” de Marguerite Youcernar. Hace tantos años que se me olvidaron los pormenores, pero guardo...

leer más
La fe es un combate

La fe es un combate

Siempre entre dos fuegos: creer y no creer. Siempre me he considerado creyente, pero siempre he tenido que luchar la fe. A la fe la he trabajado al por mayor. La fe me ha sido agradable (en el sentido de satisfactoria), pero no pacífica...

leer más