OPINIÓN

No seamos tacaños

14/10/2021

Alguien me dijo: «El que se guarda un elogio se queda con algo».

Cuando un semejante nuestro se merece un elogio no se lo neguemos.

Un merecido elogio no es una adulación. La adulación es una mentira, aunque esté revestida de celofán. Un merecido elogio, en cambio, es un debido acto de generosidad que no debemos negar a nadie.

No nos quedemos egoístamente con algo que no es nuestro.

Si alguien se merece un elogio no se lo neguemos. Sería una tacañería imperdonable.

Cada vez que negamos un elogio merecido a alguien nos quedamos con algo que no es nuestro.

Y el que se queda con algo que no es suyo, obra injustamente y se vuelve raquítico y tacaño.

Seamos generosos con los elogios que otros se merecen y no caigamos nunca en el vicio de la adulación.

Elogio merecido, sí. Adulación, no.

Artícluo 4823 de la columna “Punto ètic” publicado en el diario Última Hora del jueves, día 14 de octubre de 2021, pág. 28.

Quizá también te interese…

Perdón, Caín

Perdón, Caín

Había cortado la lectura del relato antes de tiempo, el relato de los hijos de Adán y Eva, los dos primeros hermanos de la historia, el agricultor Caín y el pastor Abel. Leí que el primero mató al segundo, y no quise saber más. Perdón,...

leer más
No me parece esencial

No me parece esencial

Esta noche alguien habrá ganado, ¿le parecerá esencial? Hoy alguien perderá, ¿le parecerá letal? Recuerdo que leí la novela “Memorias de Adriano” de Marguerite Youcernar. Hace tantos años que se me olvidaron los pormenores, pero guardo...

leer más
La fe es un combate

La fe es un combate

Siempre entre dos fuegos: creer y no creer. Siempre me he considerado creyente, pero siempre he tenido que luchar la fe. A la fe la he trabajado al por mayor. La fe me ha sido agradable (en el sentido de satisfactoria), pero no pacífica...

leer más