OPINIÓN

La tesis y el misterio

10/07/2023

Cierto es que en los primeros años de mi existencia circulé sobre un monopatín. Pero no ha sido éste el modo posterior de transporte; fue el de la moto de dos ruedas o el del tren de dos raíles; algún parecido tiene con la manera en la que ha circulado mi vida adulta: mis dos raíles vitales han sido cabeza y corazón, argumentar y sentir.

En el ámbito de la razón, me moví sobre dos raíles: el pensar y el preguntar; procuraba pensar por mi cuenta y preguntar a otro lo que no alcanzaba a entender. En el otro ámbito, el de la experiencia, también dos raíles sostuvieron mis trayectorias: el amar y el admirar (la dualidad de Albert Camus); procuraba amar a quien veía y admirar a quien lo merecía. Y así podría resumirse el período activo de mi vida: mi cerebro persiguiendo encontrar explicación a todo y mi corazón, encontrar relación con todos.

Ahora mi tiempo, por jubilar, es distinto, y otro es mi proyecto. Ahora mi flecha ya no apunta a cosecha de afectos confortables ni a conclusiones de tesis rotundas, sino al misterio. Misterio no es un no-conocimiento, sino otra vía del conocer; no persigue la solución, sino el sentido. En mí, misterio no es lo que se me niega y esconde, sino lo que me abduce y agranda.

Quizá también te interese…

Minorías creativas

En contra de la tesis d’Oswald Spengler que sostenía que todas las culturas se regían por el mismo proceso (nacían, crecían, florecían y morían), Arnold J. Toynbee sostuvo que cualquier cultura puede variar su curso si es capaz de ofrecer...

leer más
La Ley del Cielo

La Ley del Cielo

Hay en el mundo una isla que tiene una “Ley del Cielo”. Es la isla canaria de La Palma. Es una ley que regula la luz. En La Palma, en la cima de uno de sus montes hay un importante observatorio astronómico. En sus instalaciones, el...

leer más