OPINIÓN

Otros cristianos

10/03/2023

Quiero evocar el caso de una persona que desplegó su espiritualidad de una forma bastante atípica, el de la francesa Simone Weil (1909-1943), la cual, a muchísimos y también a mí, me ha captado el interés y la admiración. Mujer paradójica, igual profundizó en terrenos de la filosofía como participó en las brigadas internacionales durante la guerra civil española; igual estuvo cerca de la izquierda revolucionaria comunista un tiempo, como de la entrada en el seno de la iglesia católica, a pesar de no entrar nunca en ella, convencida de que no era su lugar, a pesar de estar del todo cautivada por la persona de Jesús y enamorada de su mensaje.
Somos muchos los que hemos sido institucionalmente cristianos, y muchos reconocemos, en la institución, valores preciosos. Pero ser lúcidos para ver valores no nos priva de ver en la institución deficiencias y obsolescencias. Otros muchos han salido o, al menos, han mermado su participación en ella. Sin embargo, algo queda claro: encontrarse alejado de la iglesia institucional no es sinónimo de encontrarse alejado del mensaje evangélico. Simone Weil deviene un notable testigo. Yo creo que es mejor ser de Jesús y de la Iglesia. Pero si es cierto que hay personas que están cerca de la iglesia y no de Jesús, también es cierto que hay otras que están lejos de la iglesia y no de Jesús.

 

 

Quizá también te interese…

No me parece esencial

No me parece esencial

Esta noche alguien habrá ganado, ¿le parecerá esencial? Hoy alguien perderá, ¿le parecerá letal? Recuerdo que leí la novela “Memorias de Adriano” de Marguerite Youcernar. Hace tantos años que se me olvidaron los pormenores, pero guardo...

leer más
La fe es un combate

La fe es un combate

Siempre entre dos fuegos: creer y no creer. Siempre me he considerado creyente, pero siempre he tenido que luchar la fe. A la fe la he trabajado al por mayor. La fe me ha sido agradable (en el sentido de satisfactoria), pero no pacífica...

leer más